VOLCÁN CALLAQUI

Fotografía: Víctor Marfull

Ubicación y Morfología

 

El volcán Callaqui (3.163 m s.n.m.) está situado en plena cordillera de la región del Bío Bío, al este de la confluencia de los ríos Bío Bío y Pangue (37° 55’ S-71° 27’ W). El macizo está emplazado dentro de la Reserva Nacional Ralco, perteneciente a la Ilustre Municipalidad de alto Bío Bío, la cual se ubica a aproximadamente 92 km al sur-este de la ciudad de Los Ángeles. En las cercanías del centro eruptivo se encuentra la ciudad de alto Bío Bío, diversas comunidades pehuenches y las centrales hidroeléctricas pangue y Ralco, ubicadas tanto al oeste como al este respectivamente con respecto al volcán.

Corresponde a un estratovolcán con morfología alongada de dirección N60°E, el cual se extiende en una área elíptica de aproximadamente 62 km2, cuyo eje horizontal máximo tiene 12 km. Esta estructura está compuesta por al menos 16 centros generadores de conos de piroclástos y flujos de lavas andesítico-basálticos, controlados por una estuctura fisural de orientación N60°E. Los pequeños cráteres varían entre 100 y 500 metros de diámetro y algunos se traslapan en pequeños enjambres. cabe destacar que el aparato volcánico ha sido afectado por una fuerte erosión glaciar. El cuerpo principal del volcán, sobre los 2000 m snm, se encuentra cubierto por glaciares que constituyen un peligro potencial en la generación de lahares ante un reactivamiento eruptivo.

 

Geología y Volcanismo

El volcán Callaqui se emplaza sobre un basamento constituido por rocas  intrusivas (principalmente por rocas del batolito patagónico) y rocas volcano-sedimentarias (formaciones Curamallín, Col, Trapa Trapa y Cola de zorro), y se estima que esta activo desde hace aproximadamente 540 ± 140 ka (Moreno et al., 1984). En el contexto del volcanismo andino, se encuentra en la Zona Volcánica Sur Central (ZVSC) (López-Escobar y Moreno, 1994), específicamente en la transición entre los Andes centrales y los Andes patagónicos. Forma parte del sistema volcánico Callaqui-Copahue-Cordillera de Mandolegüe (CCM), los que forman un lineamiento de tendencia N60°E, rasgo que estaría controlado por un esfuerzo horizontal máximo de orientación N60°E/ S60°W, transversalmente al arco volcánico actual. Ete complejo estructural correspondería a una fisura volcánica, responsable de la actividad eruptiva cuaternaria, probablemente generada por fracturas extensionales de 80 km de largo, la que se encontraría sobre una importante discontinuidad del basamento (López-escobar et al., 1995; Folguera y Ramos, 2000; Folguera et al. 2002; Melnick et al. 2006; Cembrano et al, 2002).

A escala regional, esta estructura  estaría asociada a una zona de transferencia a escala cortical, heredada del Mioceno, que acomodaría la deformación activa Zona de falla Liquiñe-Ofqui (ZFLO) y la deformación relativa al sistema sobrescurrente de transarco Antiñir-Copahue (Melnick et al., 2002). La geometría y distribución de los sistemas de diques y centros de emisión situados a lo largo de esta estructura , resulta análoga a aquella descrita en modelos de zonas de daño tipo “wing cracks” para ambientes transtensivos, corroborando la asociación con la ZFLO, es decir, un régimen tectónico de trastensión dextral local, que controla el magmatismo y evolución morfo-estructural en el volcán Callaqui.

Moreno et al. (1984) han diferenciado cuatro periodos eruptivos en la historia evolutiva del Cordón Fisural Callaqui (desde el Pleistoceno Inferior a reciente), todos caracterizados por emisiones de piroclastos (flujos de escorias y flujos de bloques y cenizas) y lavas de composición basáltica a andesítico-basálticas. Se presume un predominio de actividad Stromboliana durante las erupciones. Se reconocen al menos seis depósitos de flujos piroclásticos de ceniza de 0,8 m de espesor máximo expuesto a más de 14 km al este de su cima, además de un depósito de avalancha de detritos a lo largo del tramo inferior del río Pangue (Thiele et al. 1987, Naranjo et al. 1999; Polanco et al., 2000; Naranjo et al., 2000). Respecto a este último depósito, cuya edad se estima en unos 320±70 años AP, se habría generado por un colapso a unos 2100 m snm en el edificio volcánico, y su movilidad alcanza 14 km lejos de la fuente, con un volumen inferior a 0.7 km3 (Moreno et al., 1984; Polanco y Naranjo, 2008). Esta fase destructiva habría estado asociada a una erupción magmática posterior, generadora de corrientes piroclásticas (Polanco y Naranjo, 2008).  Actualmente, el volcán manifiesta actividad geotermal, manteniendo en forma casi constante activas fumarolas, fuentes termales (ej. Termas el Avellano) y solfataras, tanto en el borde sur-oeste del cráter principal como en el flanco exterior sur-este, donde hay una importante depositación de azufre volcanogénico y fuertes emanaciones de gases sulfurosos (Gonzáles-Ferrán, 1995). Estos eventos estarían ligados a la traza principal N60°E del sistema fisural, constituyendo gran parte de la  actividad eruptiva del volcán Callaqui.

Erupciones menores fueron reportadas en 1751, 1864, 1937 y 1980, donde, en esta última, una erupción freática generó una columna de cenizas. Por otra parte, se destacan las variaciones de la actividad solfatárica y fumarolas, que han pasado por periodos de fuerte intensidad, alcanzando a más de 10 veces su nivel normal histórico lo que las torna visibles desde varios kilómetros. Los últimos incrementos en la actividad fumarólica fueron observados el 12-13 agosto de 1992, probablemente asociados a un incremento térmico general que afectó a su vecino el volcán Copahue (González-Ferrán, 1995).

 

Peligros volcánicos

 

Generación de lahares, que afectarían el curso de los valles y la zona oriental por lluvia de tefra.

Ubicación 

VIII Región - Zona Central de Chile

Coordenadas: 37° 55’ S-71° 27’ W (Ver en Google Maps)

Altura s.n.m: 3.163

Información Técnica.

Tipo volcán: Estratovolcán

Tipos de lavas históricas:  Basálicas a andesitico-basálticas

Tipos de erupciones históricas: Principalmente freáticas. Erupciones Strombolianas y fisurales en el Holoceno

Centros eruptivos adventicios: Se reconocen numerosos centros parásitos alineados y fisuras asociadas a coladas de lava

Historial Eruptivo

Erupciones: 1751, 1864, 1937 y 1980

Riesgo Volcánico

Ranking Peligrosidad Volcanes Activos de Chile: 48° Lugar. 

Mapa de Peligros Volcánicos: Si.  (Ver en Sernageomin)

Mayor peligro volcánico: Generación de lahares y caída de tefra. 

Referencias de Contenido.

Cembrano, J., González, G., Lara, L., Veloso, E., Medina, E., Aron, F., Basso, M., Ortega, V. y Pérez, P. 2007. Informe de  Avance 2007 proyecto Fondecyt 1060187 pp. 1-75

 

Folguera, A. y Ramos, V.A. 2000. Control estructural del volcán Copahue (38°S-71°O): implicancias tectónicas para el arco volcánico cuaternario (36°S-39°S). Revista de la Asociación Geológica Argentina, 55, pp. 229-244.

 

Folguera, A.;  Melnick, D.; Radic, J.P.; Laffa, D. y Ramos V.A. 2002. 37° to 39°S intraarc basin in the Southern Central Andes -Cenozoic activity of western Neuquén basin-. Actas 7° Congreso Internacional de Ciencias de la Tierra. Simposio Internacional “Interacciones entre los volcanes y sus basamentos y los riesgos geológicos relacionados”. Santiago. pp. 1-18.

 

Gonzalez-Ferrán, O., 1995. Volcanes de Chile. Centro de Investigaciones Volcanológicas, pp. 640.

 

Global Volcanism Program: Callaqui

 

López-Escobar, L. y Moreno, H., 1994. Geochemical characteristics of the Southern Andes basaltic volcanism associated with the Liquiñe-Ofqui Fault Zone between 39° and 46°S. Actas del VII, Congreso Geológico Chileno, Concepción. Vol. II, pp. 1388-393.

 

López-Escobar, L., Cembrano, J., Moreno, H., 1995. Geochemistry and tectonics of the Chilean Southern Andes basaltic Quaternary Volcanism (37°-46°S). Revista Geológica de Chile. Vol. 22. No. 2, pp. 219-234.

 

Melnick, D.; Folguera, A.; Rosenau, M.; Echtler, H.; Potent, S. 2002. Tectonics from the Northern segment of the Liquiñe-Ofqui fault system (37°-39°S), Patagonian Andes. V International Symposium of Andean Geodynamics. Toulouse. Extended Abstract. pp. 413-417.

 

Melnick, D. 2004.Geología del Cuadrángulo Volcán Copahue (37°45’S, 71°O), VIII Región, Chile, Provincia del Neuquén, Argentina. Implicancias en la tectónica regional. Memoria para optar al título de Geólogo. Departamento Ciencias de la Tierra, Facultad de Ciencias Químicas, Universidad de Concepción, Chile. 109 pp.

 

Melnick, D.; Folguera, A. y Ramos, V.A. 2006. Structural control on arc volcanism: The Caviahue–Copahue complex, Central to Patagonian Andes transition (38°S). Journal of South American Earth Science. No. 22. pp. 66-88.

 

Melnick, D. 2007. Neogene seismotectonics of the south-central Chile margin, Subduction-related processes over various temporal and spatial sacales. Tesis de doctorado, Universidad de Potsdam, Alemania. 82 pp.

Naranjo, J. A., Moreno, H., Polanco, E. y Young, S., 2000. Mapa de peligros de los volcanes del Alto Biobío, Regiones del Biobío y de la Araucanía. Escala 1:100.000. Servicio Nacional de Geología y Minería. Documentos de Trabajo, 15.

 

Naranjo, J. A., Polanco, E. y Young, S., 1999. Geología y Peligros de los volcanes de la cuenca del Alto Biobío, Andes del Sur (37º45’- 38º30’S), Regiones 8 y 9, Proyecto Piloto para la vigilancia de los volcanes fronterizos Peteroa y Copahue. UN OCHA–DFID– ONEMI. Servicio Nacional de Geología y Minería, 49 p. (Informe Inédito).

Polanco, E. y Naranjo, J.A. 2008. Colapso Holoceno en el volcán Callaqui (37º55’s), Andes del Sur. Actas del XVII Congreso Geológico Argentino, 1157-1158. Jujuy.

 

Polanco, E., Naranjo, J. A. y Moreno, H., 2000. Volcanismo Explosivo Holoceno de la Cuenca del Alto Biobío, Andes del Sur (37º45’- 38º30’S). Actas 9º Congreso Geológico Chileno, 2: 59-61. Puerto Varas.

 

Thiele, R. ., Lahsen, A., Moreno, H., Varela, J., Vergara, M. . y Munizaga, F. 1987. Estudio Geológico Regional a Escala 1:100.000 de la Hoya superior y curso medio del río Biobío. ENDESA-Departamento de Geología y Geofísica, Universidad de Chile, 304 p. (Informe Inédito).

 

Resumen:

©  Nicolás Luengo