CONO NAVIDAD

ERUPCIÓN 1988-1989

La erupción del volcán Navidad (cono adventicio del volcán Lonquimay), ocurre el 25 de diciembre del año 1988 en la zona cordillerana de la IX Región (Araucanía) de Chile. Es recordada en el país por ser la primera registrada en tiempos históricos que dio origen a un nuevo volcán. Los científicos nacionales, pudieron dar seguimiento a la erupción de comienzo a fin, rescatando importantes observaciones, muchas de las cuales se detallan en este material.

La erupción se caracterizó por intensa actividad sísmica, efusión de grandes cantidades de material ígneo (lava), y emisión de cenizas con alto contenido de flúor, lo cual provocó serios problemas a los seres vivos que habitaban en el entorno del volcán (incluyendo humanos). Grandes coladas de lava cambiaron la fisonomía de la zona avanzando kilómetros por los valles y alcanzando espesores de decenas de metros. 

Esta es una muestra de la importancia de conocer nuestra geografía, su historia, y peligros. Admirar y respetar estos fenómenos naturales que con su grandeza nos enseñan que el planeta en que habitamos también se encuentra vivo bajo nuestros pies.

8 de octubre al 25 de diciembre de 1988

Fase Previa a la erupción

Los primeros indicios de reactivación en el Complejo Volcánico Lonquimay fueron captados a través de sensores remotos (imágenes satelitales) los cuales evidenciaron un incremento de la temperatura del suelo en la zona donde posteriormente surgiría el nuevo cráter, con una diferencia de hasta 6 grados centígrados con respecto a la zona circundante. Esto fue acompañado de la deformación de la superficie (proceso de inflación).

El día 7 de diciembre se comienza a percibir actividad sísmica en la zona aledaña al Volcán Lonquimay y su centro poblado más cercano, la localidad de Malalcahuello, primero con leves y espaciados sismos de II a III grados, acompañados de ruidos subterráneos, los cuales fueron creciendo en intensidad y recurrencia, hasta alcanzar intensidades entre V y VII grados días antes de la erupción, siendo percibidos incluso en Temuco, la capital regional, ubicada a 120 kilómetros de distancia del complejo volcánico.

Cono Navidad 29031987

Imagen satelital Landsat del año 1987 (un año antes de la erupción), muestra al Volcán Lonquimay (Inf. Centro), y al Volcán Tolhuaca (Sup. Izq). Al noreste del Lonquimay, es posible observar el Cordón Volcánico Oriental el cual forma parte del complejo volcánico y que está compuesto por una serie de conos de escoria de características monogenéticas (los cuales tienen una erupción durante su existencia). Aun no es posible observar el Volcán Navidad, el cual se formaría meses después.

La imagen actual muestra la zona donde finalmente irrumpió el Cono Navidad en los faldeos del volcán Lonquimay, sobre la misma colada de la erupción ocurrida 99 años antes (1889)

¿Sabías qué?

Esta erupción fue la primera vez que en Chile se tuvo la oportunidad de observar, medir y analizar el proceso completo del nacimiento de un volcán hasta su extinción, así como el impacto causado al medio ambiente

Flujo de Lava Lonquimay 1889
Volcanes desde Cono Navidad

Panorámica actual muestra (izq. a der.) Volcán Lonquimay, Volcán Tolhuaca, Volcán Navidad, Volcán Callaqui.

25 - 26 de diciembre de 1988

Comienzo del nuevo ciclo eruptivo

A las 15:30 horas del domingo 25 de diciembre de 1988, después de un fuerte sismo de intensidad VI a VII, el Volcán Lonquimay comienza una nueva erupción.

La primera fase del proceso se concentra sobre la misma fisura activa durante el ciclo eruptivo 1887-1889 del complejo volcánico, la actividad de tipo freatomagmática se produce al entrar en contacto la columna magmática que asciende a través de la corteza terrestre con una capa de aguas subterráneas. El rápido recalentamiento del acuífero produjo que el vapor, altamente presurizado, irrumpiera con violencia en numerosos puntos en la zona de falla, provocando la ruptura de la superficie del terreno, el cual además se encontraba recubierto por lavas de una anterior erupción. La fisura superaba los 500 metros de extensión. A este proceso de emisión posteriormente se sumaron explosiones, las cuales dieron paso a la apertura de los primeros cráteres sobre la fisura activa.

© Fotografía Horacio Parrague 

© Fotografía Documento UFRO 

Horas más tarde por dos de los cráteres comenzaron a eyectarse los primeros bloques de lava incandescente acompañados de una ascendente desgasificación magmática y tefra. Al medio día del 26 de diciembre comenzaron a insinuarse dos pequeños conos en torno a los cráteres principales, en los cuales se producían intensos bombardeos de bombas de escoria, spatters, lapilli y cenizas.

© Fotografía Video UFRO

© Fotografía Casa Orellana

Comienzo de la fase efusiva de la erupción.

El día 27 de diciembre a las 18:21 horas se produce una gran explosión con emanación abundantes de gases, piroclastos y lava. La columna eruptiva alcanza unos 9.000 metros de altura. El magma alcanza la superficie, y la colada de lava comienza a fluir con dirección noreste, dando comienzo a la fase efusiva de la erupción. La actividad de características vulcanianas da luego origen a la formación de un cono de piroclastos.

Enero 1989

Segunda gran explosión, con emisión de gases a 6000 metros y de piroclastos a 1.000 metros. La longitud de la colada es de 4 kilómetros.

En los primeros días de enero la actividad eruptiva continuó sin pausa, con emisión de lava, actividad sísmica y explosiva variable, y una importante columna compuesta principalmente por cenizas y gas. El día 4 de enero, la colada de lava originada en el Cráter Navidad se extendía por el valle del río Lolco unos 4 kilómetros. La misma se encontraba aproximadamente a 2 kilómetros del bosque nativo más cercano.

El día 12 de enero se producen una serie de eventos sísmicos asociados a la erupción (con un máximo VII Mercalli), los cuales provocan algunos daños en infraestructuras cercanas a la erupción volcánica.

© Fotografía Horacio Parrague 

Entre el día 16 y 19 de enero de 1989, las erupciones se mantienen constantes, pero con menor intensidad y la lava se extiende en dos brazos, uno principal de 6 kilómetros con dirección NE y otro de 3 kilómetros con dirección NO. En días posteriores la actividad volcánica es moderada con tendencia a continuar en descenso.

Febrero 1989

Los flujos de lava continúan su avance

Durante los primeros días de febrero de 1989 la actividad volcánica se mantuvo de baja a moderada. Los días 8 y 9 la columna eruptiva se alzaba 2000 metros sobre el cono. La pluma era claramente visible desde la ciudad de Angol 120 km. al NE del Lonquimay (día 8). La velocidad del avance de los frentes de lava se calcula en 30 a 35 metros diarios. En su avance la lava comienza a interceptar, modificar y contaminar cursos de aguas pre-existentes (ríos)

Durante la segunda quincena de febrero la lava continuó con su avance hacia el norte del valle, sepultando cerca de 50 hectáreas con vegetación nativa. Al final del mes, el frente de lava tenía un espesor aproximado de 30 metros. El día 24 de febrero, se registró un nuevo pulso magmático, precedido por intensa actividad sísmica. Posteriormente a esto se produce el incremento de la actividad efusiva (emisión de lava)

© Fotografía Horacio Parrague 

¿Sabías qué?

El alto contenido de flúor en las cenizas volcánicas provocó la muerte de gran cantidad de ganado y animales domésticos en la zona por envenenamiento. Esta es la primera vez que en la región andina se detecta una erupción rica en flúor, solo comparable a la erupción del Volcán Hekla en Islandia.

Marzo 1989

Actividad eruptiva en niveles bajos

En marzo, el frente de lava se ensanchó hacia el oriente, represando un curso de agua que escurría por el sector, esto dio formación un lago de barrera volcánica. Mientras tanto el Cono Navidad continuaba su crecimiento hasta alcanzar unos 200 metros de altura, aunque con disminución de su actividad superficial.

Imagen © Landsat Cono Navidad

La imagen  satelital Landsat del 1 de marzo del año 1989 muestra el sitio de la erupción donde se puede observar el foco ubicado en el Cono Navidad, las coladas que toman curso hacia el N-NE y la pluma eruptiva que en aquel momento se dispersaba con dirección S - SE.

Panorámica tomada un par de décadas después de la erupción. En la imagen es posible observar débiles emisiones de vapor que salen desde fracturas anulares al interior de uno de los cráteres

Panorámica Actual Cráter Volcán Nvidad

Abril 1989

Continúa la emisión de lava.

En abril, ambos frentes de lava continuaban su actividad y crecimiento. Mientras que la columna eruptiva sobre el  Volcán Navidad, variaba entre los 500 y 1500 metros de altura sobre el cráter y sus cenizas afectaban principalmente al valle de Lonquimay. A mediados de este mes la actividad continuaba siendo baja. Con un Índice de Actividad Volcánica (VEI) estimado en 1.

¿Sabías qué?

La erupción del Cono Adventicio Navidad trajo un gran impacto ambiental al área colindante al evento. Contaminación atmosférica, contaminación de las aguas, efectos en la vegetación y cambios en la morfología de la zona fueron sus principales efectos.

Imagen panorámica actual, donde es posible observar el Cono Navidad de unos 230 metros y parte de su entorno

© Fotografía Profesor Norberto Seebach (Q.E.PD.)

Vista actual entorno Volcán NAvidad

Mayo 1989

Repunte en la actidad eruptiva del Cono Navidad

Se observa un leve incremento en la actividad del cono. La columna eruptiva se eleva hasta los 3000 metros sobre el cráter, observándose períodos de mayor y menor explosividad. Continúa la expulsión de bombas, spatters, cenizas y lapilli. Adicionalmente hacia el SO del cono se observan zonas térmicamente activas y emisión de gases donde no hay acumulación de nieve.

© Fotografía Profesor Norberto Seebach (Q.E.P.D.)

Bomba Volcánica Cono Navidad

Bomba volcánica sobre capa de cenizas y lapilli, eyectada durante erupción del Cono Navidad

Spatter Cono Navidad

Spatter de cerca de 2 metros eyectado durante este último ciclo eruptivo

Junio - Julio 1989

Notoria baja en la actividad eruptiva

La actividad explosiva continuó, lo mismo que la emisión de lava, aunque su tasa disminuyó notablemente.

Imagen satelital Cono Navidad

Imágenes Landsat del 7 de julio del año 1989 captadas con diferentes sensores . En ellas se aprecia la extensión que alcanzaban las coladas, la principal a través del valle de Lolco. Igualmente es posible observar los depósitos de lapilli y cenizas que cubren la capa de nieve estacional en el sector Este del Complejo Volcánico Lonquimay

Image Satelital Cono Navidad
Panorámica coladas Cono Navidad

La panorámica actual muestra la extensión de los dos flujos principales ocurridos durante el ciclo eruptivo 1988-1989 y que dio origen al Cono Navidad. Destaca el punto de origen del flujo principal ubicado en el cráter del cono adventicio y la extensión alcanzado por las coladas a través de los valles. La mayor de ellas se canalizó  a través de Lolco.

Agosto 1989

Repunte en la erupción, columna de gases y cenizas se eleva mas de 1.000 metros sobre el cono.

A comienzos de este mes la actividad eruptiva registró un repunte. Un sobrevuelo efectuado el jueves 10 de agosto de 1989 reveló que la actividad se mantenía moderada y el cráter presentaba dos puntos de emisión.

A mediados de mes la actividad eruptiva continuaba con pequeñas explosiones. La columna de gas y cenizas alcanzaba una altura aproximada de 1500 metros sobre el cono. La pluma tomaba preferentemente dirección SE, afectando al valle de Lonquimay

© Fotografía Profesor Norberto Seebach (Q.E.P.D.)

¿Sabías qué?

El fluoruro (F-) contenido en las cenizas volcánicas como esta, puede ingresar por vía inhalatoria o por ingesta de agua al cuerpo humano, causando descalcificación en huesos y dientes, además de alteración de mecanismos enzimáticos normales en el organismo. Cuando la ingesta de niveles tóxicos es crónica (más de 10 días) puede producir a fallas a nivel cerebral, renal, digestivo y de tiroides.

Cráter en Cono Navidad (vista actual)

Imagen actual de uno de los cráteres del Cono Navidad

Septiembre 1989

Último repunte en la actividad antes de la declinación final.

A comienzos de septiembre de 1989 se produjo un nuevo repunte en la actividad eruptiva. La columna de ceniza alcanzaba alturas de hasta los 3000 metros sobre el cono y la pluma tomaba dirección preferentemente hacia el NE, extendiéndose por unos 200 kilómetros, y alcanzando territorio argentino.

El día 16 de septiembre la columna se elevaba unos 3500 metros y la pluma se dirigía hasta el norte, divisándose hasta la zona de Nevados de Chillan, ubicado a unos 160 kilómetros al norte del punto de emisión. El 17 la actividad eruptiva continuaba, pero disminuida, alcanzando un índice de explosividad 1 en la escala de VEI. El frente de lava de laguna verde se detuvo el mes de julio, mientras que el frente del Lolco en su avance hacia el norte chocó con el pequeño volcán Lolco, tras 11 kilómetros de avance. El día 19 de septiembre ocurre el último hito relevante de la erupción con una última reactivación sísmica de relevancia, precedida de ruidos subterráneos. Los fuertes temblores llegaron hasta grado 7 Mercalli, provocando diversos daños en los poblados de Malalcahuello y Manzanar cercanos al volcán, mientras que la columna eruptiva se elevó hasta los 3500 metros.

A partir del día 25 la actividad eruptiva entra en una franca declinación.

Coladas en valle de Lolco - Volcán Navidad

Panorámica actual, muestra la sucesión  de coladas (rios de lava) que han tomado curso por el valle de Lolco. La última de ellas alcanzó una altura de hasta 35 metros y una extensión cercana a los 10 kilómetros.

Video-documental "Erupción Volcán Lonquimay" de la Universidad de la Frontera de Temuco (Chile) muestra parte del ciclo eruptivo y formación del nuevo volcán.

Referencias de Contenido.

[1] Erupción del Volcán Lonquimay 1988 - 1989. Pedro Rifo / A. Gustavo Fuentealba C. / Moyra Gardeweg / Hugo Moreno R. - Ediciones Universidad de la Frontera

[2] González-Ferrán, (1995). Volcanes De Chile, Santiago: Instituto Geográfico Militar, 635 p.

[3] Global Volcanism Program - Smithsonian Institution (EE.UU)

Calendario FVCH Vn Villarica 2019_venta1
Panorámia coladas Cono Navidad