COMPLEJO VOLCÁNICO LONQUIMAY

Fotografía: Werner Keller

Descripción geográfica y morfológica

 

Este complejo se ubica en la Región de La Araucanía (38°22'S-71°25'W) y está conformado por un cono volcánico principal (Volcán Lonquimay) y una serie de conos adventicios localizados en una diversidad de lineamientos con dirección N60-70°E, de los cuales el más notable se denomina Cordón Fisural Oriental (CFO; Moreno y Gardeweg, 1991, 1989). El volcán Lonquimay corresponde a un pequeño estratovolcán truncado cuya base alcanza 8,5km de diámetro cubriendo una superficie cercana a 60km2, en cuya cima se encuentra un cráter elíptico de cerca de 700m de diámetro mayor (Moreno y Gardeweg, 1989). Sobre los flancos del volcán se conserva una estructura fresca con la existencia de flujos lávicos escoriáceos y gran abundancia de depósitos piroclásticos sueltos, un leve grado de erosión glaciar en el flanco Sur y varios conos parásitos hacia el norte y oeste-suroeste, cual último presenta una fisura de 2km de extensión con abundantes conos parásitos pequeños (Moreno y Gardeweg, 1989).

 

Geología y evolución

 

La geología del volcán Lonquimay ha sido descrita por Polanco et al. (2008) y Moreno et al. (2012), la cual ha sido dividida en 5 unidades por estos últimos autores y se describen como sigue: 1) La Unidad Lonquimay 1 está formada por remanentes de lavas andesítico basálticas y basálticas intercaladas con depósitos volcaniclásticos, cuya edad es Pleistoceno Superior, aflorando en la base del cono y presentando intensa erosión glaciar. 2) Unidad Lonquimay 2 compuesta principalmente por flujos de lava en bloques que alcanzan hasta 15 km de extensión desde el cráter, con composición andesítico basáltica y andesítica, con una edad Pleistoceno Superior - Holoceno temprano. 3) Lavas bien preservadas, principalmente andesítico basálticas (también basaltos y andesítas silíceas), de hasta 11 km de extensión, emitidas durante el Holoceno temprano. 4) Lavas escoriáceas y en bloques, muy bien conservadas, alcanzando hasta 10.5 km de longitud desde la cima, cuya composición es basáltica y andesítico-basáltica, de edad Holocena. 5) Durante el Holoceno tardío, el volcán ha emitido lavas escoriáceas mayormente andesítico-basálticas a través del cráter principal y de una fisura de 1.5 km de largo al occidente del volcán. Algunas de estas lavas corresponden a erupciones históricas.  Por otro lado, estos mismos autores han descrito seis sub unidades asociadas a la unidad del Cordón Fisural Oriental (CFO) que posee una docena de centros de emisión edificados a lo largo de más de 10 km de longitud. De estas, se distinguen dos sub unidades con composiciones más ácidas (dacíticas; Volcán Portezuelo y Lavas de bloques de la erupción de 1889), un conjunto de conos, domos y cráteres de explosión del holoceno con composiciones principalmente andesítico basálticas, lavas en bloques de composición andesítico silícea de una probable erupción histórica antigua y dos lavas de composición andesítica intermedia (erupciones siglo XVII? y 1988-1990). Por otro lado, los depósitos piroclásticos del volcán han sido estudiados recientemente (ej. Polanco, 1998; Polanco et al., 2010; Gilbert et al., 2012) y se han relaizado dataciones a 25 depósitos explosivos de los últimos 10200 años. En detalle, Bustamante (2013) ha presentado el estudio de tres de ellos entre los 4800 y 3100 años Antes del Presente (AP). Este último trabajo ha permitido reconocer la ocurrencia de eventos Sub-Plinianos con volumenes que varían entre 0.1 y 0.3 km3 y cuyas columnas eruptivas probablemente alcanzaron entre 19 y 23 km de altura.  

 

Actividad histórica

 

El Complejo Volcánico Lonquimay ha desarrollado 5 erupciones históricas (Petit-Breuilh, 1996). De acuerdo con Thiele et al. (1987), hubieron erupciones en el mismo volcán Lonquimay en 1853, 1933 y 1940, las que consistieron principalmente en actividad explosiva con emisión de piroclastos y solo en 1853 derrames de lava. Por otro lado, estos mismos autores coinciden que desde 1887 y hasta 1889 se registraron erupciones tanto en el volcán Lonquimay como en el CFO. Finalmente, la erupción iniciada el 25 de Diciembre de 1988 y que persistió por unos 13 meses fue ampliamente estudiada en cuanto a su desarrollo cronológico, productos y efectos (ej. Moreno y Gardeweg, 1989; González-Ferrán et al., 1989; Acevedo y Llancaqueo, 1991; Acevedo y Barrientos, 1991; Naranjo et al., 1991; Besoaín et al., 1992; González-Ferrán, 1995), y se ha calculado que esta emitió 0.12 km3 de tefra y 0.23 km3 de lava (Naranjo et al., 1991).

 

Ubicación 
IX Región - Zona Sur de Chile
Coordenadas:38°22'S; 71°25'W (Ver en Google Maps)
Altura s.n.m: 2.865

Información Técnica.

Tipo volcán: Estratovolcán

Tipos de lavas históricas: Basaltos, andesitas basálticas, andesitas, andesitas silíceas y dacitas.

Tipos de erupciones históricas: Estrombolianas, vulcanianas, freatomagmáticas.

Centros eruptivos adventicios: Si, alineados en el "Cordón fisural oriental".

Historial Eruptivo

Erupciones: 1853, 1887, 1933, 1940, 1988-89 

.

Riesgo Volcánico

Ranking Peligrosidad Volcanes Activos de Chile: 8° Lugar. 

Mapa de Peligros Volcánicos: Si. (Ver en Sernageomin)

Mayor peligro volcánico: Lluvia de tefra rica en flúor (González-Ferrán, 1995)

Referencias de Contenido.

Acevedo, P. y Barrientos, S., 1991. La erupción del volcán Lonquimay 1988-89 desde una perspectiva sismológica. 6to Congreso Geológico Chileno, actas, 811-815.

 

Acevedo, P. y Llancaqueo, A., 1991. Estimación de la temperatura para el flujo de lava del volcán Lonquimay (1988-89) usando imágenes del satélite NOAA. 6to Congreso Geológico Chileno, actas, 811-815.

 

Besoaín, E., Sepúlveda, G., Sadzawka, A.  1992. La erupción del volcán Lonquimay y sus efectos en la agricultura. Agricultura técnica, v. 52, no. 4, 354-358.

 

Gilbert, D., Freundt, A., Kutterlof, S., Burket, C. 2012. Post-glacial time series of explosive eruptions and associated changes in the magma plumbing system of Lonquimay volcano, south central Chile. International Journal of Earth Sciences. DOI: 10.1007/s00531-012-0796-x

 

Gonzalez-Ferrán, O., Baker, P., Acevedo, P. 1989. La Erupción del volcán Lonquimay 1988 y su impacto en el ambiente, Chile. Revista Geofísica. N°31, p. 39-107.

 

González-Ferrán O., 1995. Volcanes de Chile. Centro de Investigaciones Volcanológicas, pp. 640.

 

Moreno, H., Gardeweg, M. 1989. Erupción reciente en el Complejo Volcánico Lonquimay (Diciembre 1988-), Andes del Sur. Revista Geológica de Chile V. 16, No 1. p. 93-117.

 

Moreno, H., Naranjo, J., Polanco, E. 2012. Geología del complejo volcánico Lonquimay- Tolhuaca. Carta Geológica de Chile 1:50.000. Servicio Nacional de Geología y Minería, Chile.

 

Naranjo, J.A., Moreno, H., Gardeweg, M., 1992. Erupción de 1988-1990 del volcán Lonquimay, Andes del Sur (38°20'S), Chile. 6to Congreso Geológico Chileno, actas, 445-448.

 

Polanco, E. 1998. Volcanismo explosivo postglacial en la cuenca del Alto Biobío, Andes del Sur (37°45’ – 38°30’). Memoria para optar al Título de Geólogo, Departamento de Geología, Universidad de Chile

 

Polanco, E. 2010.  Volcanoestratigrafía, geoquímica y peligro volcánico del volcán Lonquimay (38º30’S), Andes del Sur (Chile). Departamento de Geoquímica, Petrología y Prospección Geológica. Facultad de Geología. Universidad de Barcelona.

 

Polanco, E., Gimeno, D., Naranjo, J.A., Fernández-Turiel, J.L., 2008. Estratigrafía y geoquímica de las coladas de lava del flanco NW del volcán Lonquimay (30°30'S), Andes del Sur, Chile. Geo-Temas 10, 1333-1336.

 

 

Resumen:

© Jorge Romero