COMPLEJO DESCABEZADO - QUIZAPU - CERRO AZUL

Fotografía: Patricio Arias

Descripción geográfica y morfológica

 

El Complejo Volcánico Descabezado Grande-Quizapu-Azul, se encuentra ubicado a 84 kilómetros al este de la ciudad de Talca, Capital de la Séptima Región de Chile. Está dominado por un par de estratovolcanes adyacentes, un antiguo escudo basáltico y numerosos conos y chimeneas de flanco de tipo silíceo (Hildreth y Moorbath, 1988). El complejo tiene más de 40 chimeneas, cubriendo un área cercana a 500 km2 (Stern et al., 2007). En el extremo Norte, el volcán Descabezado Grande (3953 m s.n.m.) corresponde a un estratovolcán, al igual que el volcán cerro Azul (3788 m s.n.m.) que se encuentra notoriamente más erosionado. El volcán Quizapu (3050 m s.n.m.) corresponde a un pequeño cono de cenizas con actividad histórica, ubicado entre ambos estratovolcanes, que ha desarrollado flujos de lava y las emisiones más grandes de ceniza en tiempos históricos en Chile.

 

Geología y Volcanismo

 

El carácter rico en sílice de este complejo volcánico resalta en el volcán Quizapú, más al este también en la caldera Pleistocena Calabozos, y también en el flujo de lava aparentemente histórico denominado Mondaca (Ruprecht et al., 2012). Los volcanes Descabezado y Cerro Azul fueron, en su mayor parte, construidos durante el Holoceno temprano y Pleistoceno (Hildreth y Drake, 1992). Por un lado, el descabezado grande posee un diámetro de 11 km, un volumen de 30 km 3 y un cráter relleno de hielo de 1.4 km de ancho, y su estructura se encuentra edificada de flujos de lava y material piroclástico aglutinado cuya composición varía desde andesítica a riodacítica (Hildreth y Drake, 1992). La erupción de junio de 1932 abrió un nuevo cráter asimétrico en el flanco noreste, de unos 0.6 km de diámetro y a 1-2 km del cráter principal (González-Ferrán, 1995). En el otro extremo, el volcán Cerro Azul también está compuesto por unos 11 km3 de depósitos piroclásticos y lavas cuya composición va desde 51 a 69 % SiO2 (andesítico a dacítico; Hildreth y Drake, 1992). Además de estos dos volcanes, el complejo incluye cinco centros monogenéticos de escoria básica de edad Holocena, siete flujos de lava riodacítica de edad Pleistocena y Holocena, una lava Holocena de 13 km de largo que embalsa al río Lontué (Lengua de Vulcano), un grupo de conos de escoria máfica (Cerro Colorado) al noreste del Descabezado Grande y por último unos 15 centros andesíticos y basálticos del Cuaternario tardío (Hildreth y Drake, 1992). Aunque se ubican muy cerca del complejo, los volcanes monogenéticos de los Hornitos parecen tener una fuente magmática diferente, e incluso más profunda y primitiva, en comparación con la del Descabezado Grande-Quizapú-Azul (Salas et al., 2009).   

 

Volcán Quizapú (35°39'S , 70°45'W)

 

La formación del volcán Quizapú ocurrió en 1846 y fue observada por arrieros locales. Esta habría consistido en una fase explosiva inicial en la cual se rompió parte de un portezuelo ubicado entre el volcán Descabezado Grande y Cerro Azul, con la consecuente emisión de unas 15 corrientes distintas de lava viscosa que sumaron un volumen de unos 5km³ (Domeyko, 1850, 1903; Fuenzalida, 1941; Hildreth and Drake, 1992; González-Ferrán, 1995).

Previo inicio de la erupción de 1932 se había registrado una constante actividad eruptiva desde comienzos de 1900, la cual consistía principalmente en erupciones intermitentes, de corta duración y baja explosividad. La formación del cono inicial  que alcanzó unos 300m habría sido el resultado de actividad "estromboliana" (emisión de lavas en pequeñas explosiones y escurrimiento de flujos), según Brüggen (1933) y Fuenzalida (1943).

La actividad de 1932 se inicia el 10 de Abril aproximadamente a las 10.00 hl cuando se registran las explosiones iniciales que se dispersan hacia el ENE y que a las 11.30 hl ya alcanzaban una altura de ca.16km sobre el cráter. La primera caída de tefra se registra seis horas después de iniciada la actividad en las localidades de Puerto Tristán y Carilauquín, distantes a 47 y 62km al ENE y ESE del volcán, respectivamente (González-Ferrán, 1995). A las 16.00hl la columna eruptiva alcanzó unos 27km sobre el cráter (Harmann, 1932), sin embargo tal como el registro indica, las explosiones audibles en el Valle central se hicieron más intensas y numerosas entre las 21.00 y 23.00hl junto con la incandescencia de la columna, lo cual podría ser evidencia de que el paroxismo (pick de actividad explosiva) se alcanzó a esa hora.

De acuerdo con Ruprecht y Bachmann (2010), ambas erupciones (1846-47 y 1932) indican que en este caso la transición entre erupciones efusivas y explosivas ocurrió directamente por la recarga de magma y el recalentamiento del reservorio.

 

Peligro volcánico

 

González-Ferrán (1995) señala que las características de las erupciones históricas indican un peligro potencial de erupciones muy explosivas cuyo mayor riesgo lo constituye la lluvia de tefra que tiende a afectar el oriente y nororiente del volcán, dados los vientos locales. Por otro lado, Sruoga (2002) señala que el segmento de mayor riesgo volcánico para la provincia de Mendoza es el que comprende entre los 35° y 36° S, y que una eventual erupción del volcán Quizapu  similar a la de 1932 generaría afectación en gran parte de dicha provincia, especialmente en ciudades como San Rafael, a causa de la dispersión y caída de ceniza.

Ubicación 

 VII Región - Zona Central de Chile

Coordenadas: 35°39'S , 70°45'W (Ver en Google Maps)

Altura s.n.m: 2.985

Información Técnica.

Tipo volcán: Estratovolcanes

Tipos de lavas históricas:  Andecita / Andecita basáltica / Dacita

Tipos de erupciones históricas: Plinianas

Centros eruptivos adventicios: Si

Historial Eruptivo

Erupciones: 1846, 1907, 1914, 1916, 1926, 1927, 1928, 1929, 1932, 1949, 1967.

Riesgo Volcánico

Ranking Peligrosidad Volcanes Activos de Chile: 27° lugar (Descabezado Grande) y 10° Lugar (Cerro Azul-Quizapu)

Mapa de Peligros Volcánicos: Si existe para Cerro Azul y Quizapu (Ver en Sernageomin)

Mayor peligro volcánico: Lluvias de tefra que pueden afectar enormes superficies de terreno continental, caída de proyectiles balísticos, flujos de lava y embalsamiento de cuerpos de agua, sismos volcánicos y ondas expansivas.

Referencias de Contenido.
 

Brüggen, J., 1933. Der Vulkanismos Chiles mit besenderer berücksichtigung der grossen katastrophe von april 1932. Jahresch Ver Naturk Wüttemberg U. 89, 62-64.

 

Domeyko, I., 1850. Viaje a las Cordilleras de Talca y Chillán. Tercera Parte, An. Univ. De Chile. 7, 54-64.

 

Domeyko, I., 1903. Geología. Imprenta Cervantes, Santiago, 5, 475.

 

Fuenzalida, V.H., 1941. Distribución de los volcanes del grupo de los Descabezados. Bol. Mus. Nac. Hist. Natur., 19, 19-30.

 

Fuenzalida, V.H., 1943. El Cerro Azul y el volcán Quizapú. Bol. Mus. Hist. Natur. 21, 37-53.

 

González-Ferrán O., 1995. Volcanes de Chile. Centro de Investigaciones Volcanológicas, pp. 640.

 

Hildreth W. y Drake R.E., 1992. Volcán Quizapu, Chilean Andes. Bulletin of Volcanology 54: 93 - 125.

 

Hildreth W., Moorbath S., 1988. Cristal contributions to arc magmatism in the Andes of Central Chile. Contributions to Mineralogy and Petrology vol. 98, pp. 455-489.

 

Larsson, W., 1937. Vulkanische Asche vom Ausbruch des chilenischen Vulkan Quizapú (1932) in Argentina gesammelt. Bull. Inst. of Upsala, 26, 27-52.

 

Ruprecht, P. y Bachmann, O. (2010). Pre-eruptive reheating during magmamixingat Quizapuvolcanoandtheimplications fortheex- plosiveness of silicic arc volcanoes. Geology 38,919^922.

 

Ruprecht, P., Bergantz, G.W., Cooper, K.M., Hildreth, W. 2012. The crustal magma storage system of volcán Quizapu, Chile, and the effects of magma mixing on magma diversity. Journal of petrology. doi:10.1093/petrology/egs002.

 

Salas, P., Rabbia, O., Ruprecht, P., Bergantz, G., 2009. Geoquímica de los centros eruptivos menores y escoria máfica de la erupción de 1932 del volcán Quizapu, Región del Maule, Chile. XII Congreso Geológico Chileno, Santiago, S8_027.

 

Sruoga, P., 2002. El volcanismo reciente y riesgo asociado en la provincia de Mendoza. IANIGLA, 30 años de investigación básica y aplicada en Ciencias Ambientales. 255-260p , Mendoza

 

Stern, C., Moreno, H., Lopez-Escobar, L., Clavero, J., Lara, L., Naranjo, J., Parada, M., Skewes, M., 2007. Chilean Volcanoes. In: Moreno T, Gibbons W (eds) The Geology of Chile, Geological Society of London, London pp 149-180.

 

Tilling, R., 2009. Volcanism and associated hazards: the Andean perspective. Advances in Geosciences, 22, 125-137.

 

 

 

Resumen:

© Jorge Romero